Descripción del proyecto

¿Cuáles Son los Nutrientes Necesarios para un Perro?; En los últimos años, los dueños de mascotas son cada vez más conscientes de lo que dan de comer a sus perros. Sin embargo, con todas las fórmulas y marcas de alimentos para perros, puede ser difícil averiguar qué es lo que realmente hace que un alimento para perros sea nutritivo y equilibrado.

Estudiar auxiliar de veterinaria, ya sea de manera online o presencial, te capacitará para informar a los clientes de tu clínica sobre la nutrición de los perros. Este artículo te proporcionará una guía sobre lo que debes buscar. ¿Cuál es la mejor alimentación para un perro? Te lo explicamos.

¿Cuáles Son los Nutrientes Necesarios para un Perro?

4,5 / 5
¿Cuáles Son los Nutrientes Necesarios para un Perro?

¿Qué Contiene un Alimento para Perros Nutritivo y Equilibrado?

Una dieta para perros completa y equilibrada incluye proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales. El agua también es esencial para la vida y se necesita a diario. Esto puede parecer muy simple y fácil con los ingredientes básicos desglosados, pero entender cómo se utiliza cada nutriente en el cuerpo de un perro, comprender los procesos y saber qué cantidad de cada nutriente se necesita para un perro sano en todas las etapas de la vida es muy complejo.

De hecho, este proceso es tan complejo que toda una especialidad de la medicina veterinaria se dedica a la nutrición de los animales pequeños. Sin embargo como dueño de una mascota, lo principal que debes saber sobre la nutrición de los alimentos para perros es:

  • Las directrices creadas por la Asociación de Funcionarios Americanos de Control de Piensos (AAFCO) para los alimentos para mascotas. Vamos a tomar como referencia a esta asociación para hablar de la nutrición de nuestros perros a nivel mundial. Cada país puede tener diferentes directrices y sería imposible enumerarlas en este artículo.
  • Los nutrientes de la comida de tu perro y su función.

Los alimentos completos y equilibrados para perros deben seguir las directrices de la AAFCO

La AFFCO es una organización privada sin ánimo de lucro que define los ingredientes utilizados en los piensos y alimentos para mascotas. No tiene autoridad reguladora.

La AAFCO ayuda a garantizar que los productos de alimentación animal y de mascotas se han sometido a los análisis adecuados y tienen los nutrientes necesarios y requeridos. La declaración de adecuación nutricional de la AAFCO ayuda a los dueños de mascotas a identificar los productos que satisfacen las necesidades diarias de nutrientes de su perro.

Requisitos de la etiqueta de la AAFCO

Todas las dietas para mascotas y las dietas complementarias deben incluir una declaración de la AAFCO y un etiquetado adecuado para ayudar a los consumidores a entender qué cantidad de cada nutriente se necesita diariamente y para qué etapas de la vida. Ten en cuenta que las etiquetas de los alimentos para mascotas son diferentes a las de los productos para humanos, lo que dificulta la comparación de los productos alimenticios.

Hay ocho cosas que deben figurar en la bolsa o la lata:

  • Marca y nombre del producto.
  • Nombre de la especie a la que se destina el alimento para mascotas.
  • Declaración de calidad.
  • Análisis garantizado. Indica el porcentaje de cada uno de los nutrientes que contiene el alimento. Debe indicarse en un orden determinado, en unidades especificadas y como mínimo o máximo, según el nutriente.
  • Declaración de ingredientes.
  • Declaración de adecuación nutricional que indica que el alimento es completo y equilibrado para una etapa particular de la vida, como el crecimiento, la reproducción, el mantenimiento de los adultos o una combinación de estos, o que está destinado a la alimentación intermitente o complementaria solamente.
  • Instrucciones de alimentación.
  • Nombre y dirección del fabricante o distribuidor.

Requisitos de nutrientes de la AAFCO

La AAFCO establece cuáles son los nutrientes necesarios para un perro. Hay seis nutrientes esenciales para mantener la vida y el funcionamiento de los perros. Estos son:

  • Agua.
  • Carbohidratos (incluida la fibra).
  • Vitaminas.
  • Minerales.
  • Grasa.
  • Proteínas.

La comida equilibrada para perros debe satisfacer las necesidades energéticas de tu perro

Las necesidades energéticas de los perros pueden variar en función de muchos factores. Es importante satisfacer las necesidades energéticas específicas de tu perro para mantener su estilo de vida diario. Algunos factores son:

  • Crecimiento.
  • Reproducción (intacto o castrado).
  • Grupos de edad adulta (jóvenes, medianos y mayores).
  • Nivel de actividad.
  • Raza.
  • Condiciones médicas y de comportamiento.

Una gran parte de la energía de la dieta procede de las grasas y las proteínas, seguidas de los hidratos de carbono. El contenido energético de una dieta determina la calidad del alimento y la cantidad de comida que debe consumirse diariamente. La dieta debe satisfacer los requisitos energéticos diarios de las necesidades individuales de tu perro.

Todos los nutrientes deben estar equilibrados para garantizar que el organismo los absorba correctamente y los utilice de forma adecuada para cada sistema corporal. Si la dieta no aporta suficiente energía, el tracto gastrointestinal de tu perro será físicamente incapaz de consumir lo suficiente de esa dieta y no podrá obtener los nutrientes necesarios.

Por ejemplo, los perros que sigan una dieta muy energética comerán una cantidad menor. En este caso, es importante asegurarse de que el porcentaje de otros nutrientes esenciales es lo suficientemente alto como para satisfacer el menor volumen consumido.

La única manera de determinar si una dieta tiene suficiente energía es someterse a un estudio de alimentación para asegurarse de que los ingredientes son suficientes para mantener una vida diaria saludable.

Las Proteínas en los Alimentos para Perros

Seguimos hablando de cuáles son los nutrientes necesarios para un perro.

Las proteínas son importantes para la formación y el mantenimiento de cartílagos, tendones y ligamentos. Las proteínas de los alimentos para perros también contribuyen a la formación de los músculos, la piel, el pelo, las uñas y la sangre.

Cuando las proteínas se descomponen, crean aminoácidos que son nutrientes esenciales para los perros. Los aminoácidos ayudan a generar energía para los perros y a mantener la vida. Hay 10 aminoácidos esenciales que son necesarios para que los perros mantengan una vida sana. Estos nutrientes no pueden crearse en el cuerpo y deben suministrarse en la dieta.

Fuentes de proteínas en la comida para perros

Las fuentes de proteínas de origen animal son las que contienen las mayores cantidades de aminoácidos esenciales. Las proteínas de origen vegetal tienden a ser menos digeribles, ya que los perros no pueden digerir la fibra vegetal tan fácilmente como otras fuentes. En teoría, los perros pueden mantenerse con una dieta de proteínas completamente vegetal, pero esa dieta puede necesitar varias fuentes de proteínas para alcanzar un mínimo diario que pueda absorberse con seguridad.

Por la seguridad de tu perro, lo mejor es consultar con un veterinario de atención primaria que practique la salud nutricional si estás considerando un estilo de vida vegetariano o vegano para tu perro. Es muy importante que las dietas vegetarianas hayan sido sometidas a pruebas alimentarias y estén formuladas y equilibradas por un nutricionista veterinario certificado.

Además, debe hacerse un chequeo nutricional bianual para asegurarte de que tu perro goza de buena salud. Estas revisiones consisten en un examen físico, una revisión del peso corporal ideal, una puntuación de la condición corporal y pruebas de absorción sanguínea y gastrointestinal.

¿Qué significa proteína bruta?

Bruto es sólo una palabra para englobar todas las formas en que se calcula y determina la proteína en la dieta. No proporciona información sobre la calidad de las proteínas o el valor nutricional de la fuente de proteínas en la dieta de tu perro.

Uno de los muchos métodos utilizados para determinar la calidad de las proteínas es el valor biológico (VB). Mide la masa de nitrógeno incorporada al organismo dividida por la masa de nitrógeno procedente de las proteínas del alimento multiplicada por 100.

Un valor del 100% significa que toda la proteína dietética ingerida y absorbida se convierte en proteína en el cuerpo.

Calidad de las proteínas

No se puede hablar de cuáles son los nutrientes necesarios para un perro obviando la calidad de los mismos. La calidad de la proteína es la cantidad de la fuente de proteína que se convierte en aminoácidos esenciales que pueden ser usados por los tejidos del cuerpo. Depende de:

  • La fuente de proteínas.
  • Número de aminoácidos en el alimento.
  • Disponibilidad.

Las proteínas que proporcionan grandes porciones de todos los aminoácidos esenciales se consideran proteínas de alta calidad.

Si esa fuente de proteínas carece de aminoácidos esenciales o no pueden ser absorbidos por el organismo, se considera una proteína de baja calidad.

En muchos casos, para evitar esto, se pueden suministrar múltiples fuentes de proteínas en una dieta para evitar la ausencia de ciertos aminoácidos.

¿Cuántas proteínas necesita mi perro?

Las necesidades mínimas de proteínas en la dieta de un perro en fase de crecimiento son del 19% de materia seca (MS) y del 9% de MS para un perro adulto. Esto se basa en la alimentación con proteínas de alta calidad y, de nuevo, es una cantidad mínima.

La AAFCO recomienda que las necesidades diarias de las dietas para perros contengan al menos un 23% de MS para el crecimiento y un 19% de MS para el mantenimiento.

Las investigaciones actuales afirman que el exceso de proteínas en la dieta no aporta ningún beneficio adicional. La cantidad máxima para cualquier etapa de la vida no debería superar el 31% de MS.

De lo contrario, el exceso de proteínas se excreta del cuerpo y, en algunas condiciones, puede ser perjudicial.

Dietas bajas en proteínas

La alimentación con una dieta alta o baja en proteínas para la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades es un tema debatido en la nutrición veterinaria.

Las dietas bajas en proteínas pueden recomendarse para ciertas enfermedades con el fin de disminuir la cantidad de amoníaco presente en el organismo. El amoníaco es tóxico para los tejidos y las células y se crea como subproducto de la descomposición de las proteínas. El amoníaco se produce en muchos lugares del cuerpo, pero la inmensa mayoría se encuentra en los riñones y el hígado.

Reducir la ingesta total de proteínas y aminoácidos no esenciales puede ayudar a minimizar la carga de trabajo de estos órganos. Lo mejor es que consultes a tu veterinario si estás considerando la posibilidad de seguir una dieta específica a base de proteínas debido a la enfermedad de su perro.

¿Pueden los perros ser alérgicos a ciertas proteínas?

Las alergias alimentarias en los perros son poco comunes y se determinan después de descartar las alergias ambientales y estacionales. Alrededor del 86% de los perros con picores tienen una alergia a las picaduras de insectos (una enfermedad llamada dermatitis alérgica a las pulgas, o DAPP) que provoca una respuesta inmunitaria de leve a grave que puede imitar otras afecciones.

Normalmente, los perros que presentan problemas en la piel y los oídos tienen más probabilidades de tener alergias ambientales o estacionales.

Las alergias cutáneas comunes pueden tratarse a menudo con terapias como las siguientes:

  • Medicamentos específicos para la alergia canina.
  • Antiparasitarios y repelentes mensuales.
  • Suplementos.

Si te preocupa que tu perro tenga una posible alergia o aversión a los alimentos, habla con tu veterinario sobre un ensayo clínico de alimentos.

Las Grasas en los Alimentos para Perros

Continuamos hablando de cuáles son los nutrientes necesarios para un perro, esta vez le toca el turno a las grasas.

Las grasas son lípidos sólidos a temperatura ambiente y están compuestas principalmente por triglicéridos. Las grasas dietéticas son la forma de energía más concentrada en los alimentos para mascotas (2 veces más calorías que las proteínas o los carbohidratos).

Las grasas desempeñan muchas funciones en el organismo, como proporcionar energía y ayudar a la absorción de las vitaminas liposolubles. Una de las funciones más importantes es la de proporcionar ácidos grasos esenciales (AGE). Los AGE contribuyen a la inflamación a nivel celular y ayudan a los perros a mantener una piel y un pelaje sanos. Hay dos ácidos grasos poliinsaturados fundamentales: los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

Las deficiencias de ácidos grasos pueden disminuir la cicatrización de las heridas y crear un pelaje opaco y seco, y pueden aumentar ciertas afecciones dermatológicas. Las dietas ricas en grasas pueden aumentar el riesgo de obesidad y también requieren un aumento de los suplementos de vitamina E, ya que interviene en la protección antioxidante.

El requisito de grasa para la absorción de las vitaminas liposolubles es del 1% al 2% del alimento.

Fuentes de grasa en la comida para perros

Hay bastantes fuentes de ácidos grasos esenciales que favorecen la salud del perro.

El ácido linoleico (LA) es el precursor del ácido araquidónico (AA), que es un ácido graso esencial omega-6. Las buenas fuentes de ácido linoleico son los aceites vegetales, el pollo y la grasa de cerdo.

Los ácidos grasos omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), pueden ser o no esenciales en la dieta diaria de un perro.

El veterinario puede recomendar los ácidos grasos omega-3 para ayudar a reducir la inflamación causada por afecciones como la artritis, ciertos tipos de cáncer, las quemaduras, la dermatitis, la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad renal. El omega-3 es también un elemento importante para mantener el cartílago sano y funcional.

Los aceites de linaza, canola y pescado son buenas fuentes de ácidos grasos omega-3.

Los Carbohidratos en los Alimentos para Perros

Seguimos con nuestro artículo sobre cuáles son los nutrientes necesarios para un perro explicando los carbohidratos.

Una de las razones más importantes de la presencia de carbohidratos en la dieta de un perro es el suministro de energía.

Los carbohidratos son necesarios en la dieta diaria de un perro, ya que proporcionan energía en forma de glucosa y son una fuente principal de fibra dietética. El cuerpo anhela la glucosa, y si no está disponible con los carbohidratos, entonces quitará aminoácidos a otros procesos del cuerpo.

Los hidratos de carbono también:

  • Generan calor en el cuerpo.
  • Forman la base de otros nutrientes.
  • Pueden convertirse en grasa (algunos carbohidratos).

Los animales en crecimiento y los perros que tienen necesidades energéticas elevadas deben recibir una dieta con al menos un 21% de carbohidratos.

Fibra de los carbohidratos

La fibra, una forma de carbohidrato, es muy importante para la función gastrointestinal normal del perro y su salud. Mantiene el colon sano junto con los microbios del intestino.

La medida de la fibra se indica como fibra bruta (las porciones insolubles). La fibra dietética total se compone de fibras solubles e insolubles.

Fibra soluble

La fibra soluble retiene el agua y generalmente hace que las heces del perro sean más blandas.

Las fuentes habituales de fibra soluble son las frutas y las gomas (las gomas también mejoran la textura de la comida enlatada). La goma es un término que se utiliza para designar un grupo de polisacáridos viscosos y pegajosos que se encuentran en las semillas y las plantas.

Muchas fibras solubles son también fermentables. Las fibras fermentables pueden ser usadas por las bacterias intestinales normales del perro como fuente de energía. Y también producen ácidos grasos de cadena corta que pueden ser empleados por las células del intestino como fuente de energía (llamados prebióticos).

Fibra insoluble

La fibra insoluble procede de los cereales de la dieta del perro. Por lo general, aumenta el volumen fecal, pero no ablanda las heces, ya que no puede absorber agua. Se añade en forma de celulosa.

Muchos de los tipos de fibra que se utilizan como suplemento son fibras mixtas con características principalmente de fibra soluble. Las dietas ricas en fibra se emplean a veces para controlar enfermedades médicas como la diabetes mellitus, así como ciertas afecciones gastrointestinales y el control del peso.

Fuentes de hidratos de carbono

Los hidratos de carbono pueden dividirse en tres grupos:

  • Azúcares simples.
  • Oligosacáridos.
  • Polisacáridos.

Los tres desempeñan un papel crucial en la dieta diaria de los perros.

Los polisacáridos, también conocidos como hidratos de carbono complejos, pueden definirse además en función de cómo se digieren en el organismo. Los azúcares se encuentran en las frutas y la miel. El maíz, el trigo, el arroz, la cebada, la avena y las patatas son buenas fuentes de almidón (un polisacárido) para los perros.

Dependiendo del nivel de digestibilidad (lenta, moderada o rápida), el salvado de trigo, el salvado de arroz, las manzanas y la goma guar son buenas fuentes de almidón para los perros. Para un perro sano, no existe una mala fuente de carbohidratos, pero se pueden definir en función de cómo se digieren en el organismo de tu perro.

El índice glucémico clasifica los carbohidratos de la dieta en función de cómo afectan al azúcar en sangre (glucosa). Los hidratos de carbono con un índice más bajo se consideran para los perros que tienen intolerancia a la glucosa y pueden utilizarse en determinadas condiciones médicas. Hay un pequeño número de enfermedades clínicas que pueden tratarse con estas dietas.

Como siempre, estas dietas sólo deben utilizarse bajo la dirección de su veterinario de cabecera. Si estás considerando una dieta no tradicional para tu perro con ingredientes limitados o sin carbohidratos, es muy importante que hables con tu veterinario para determinar qué dieta es la mejor para las necesidades individuales de tu perro.

Muchas de estas dietas se emplean durante los ensayos alimentarios, sin embargo debido a los posibles riesgos para la salud deben usarse bajo la supervisión directa de tu veterinario.

¿Cuántos carbohidratos necesita mi perro?

No existe una cantidad específica requerida de carbohidratos para los perros. La AAFCO no tiene un requisito de carbohidratos debido a las preparaciones tradicionales de las dietas comerciales.

Los alimentos comerciales para perros contienen suficientes carbohidratos para satisfacer la cantidad diaria de glucosa necesaria. La glucosa es necesaria para mantener el sistema nervioso y su funcionamiento normal.

Los alimentos secos para perros suelen contener entre un 25 y un 65% de carbohidratos, siendo la mayoría almidón. Granos como el maíz, el arroz, el trigo, la cebada y la avena proporcionan la mayor parte del almidón y son bien tolerados y absorbidos por los perros gracias a los preparados comerciales. Es importante señalar que una dieta sin carbohidratos añadidos será más rica en proteínas y grasas.

Las Vitaminas en los Alimentos para Perros

Toca hablar de las vitaminas para saber cuáles son los nutrientes necesarios para un perro.

Las vitaminas son muy diversas y desempeñan muchas funciones diferentes en el organismo del perro, como la creación del ADN, el desarrollo de los huesos, la coagulación de la sangre, el funcionamiento normal de los ojos y la función neurológica.

Hay cinco características para que un nutriente se considere una vitamina:

  • El nutriente debe ser un compuesto orgánico que no sea una grasa, un carbohidrato o una proteína.
  • Es un componente necesario de la dieta.
  • Es esencial en pequeñas cantidades para el funcionamiento normal.
  • Provoca una deficiencia o disminuye el funcionamiento normal cuando falta.
  • No puede sintetizarse de forma natural (fabricarse en el cuerpo) en cantidades suficientes para mantener el funcionamiento normal.

Consumir demasiadas vitaminas por encima de la dosis recomendada puede provocar toxicidad y otras complicaciones. Las deficiencias de una vitamina también pueden causar una cascada de problemas, ya que a veces se necesitan varias vitaminas para completar una reacción.

Es muy importante controlar las fuentes de vitaminas en la dieta del perro, ya que pueden producirse deficiencias y cantidades excesivas debido a las inconsistencias de los productos alimenticios naturales (hígado, pulmones). Puede ser preferible utilizar un suplemento de vitaminas y minerales para garantizar las cantidades adecuadas.

Hay bastantes vitaminas que los perros necesitan en su alimentación. Pueden dividirse en dos categorías: liposolubles e hidrosolubles.

Vitaminas liposolubles

Las vitaminas liposolubles necesitan sales biliares y grasa para ser absorbidas por el intestino del perro. Hay cuatro vitaminas liposolubles: A, D, E y K. Debido a la forma en que el cuerpo almacena y utiliza las vitaminas liposolubles, son las que presentan un mayor riesgo de deficiencia y/o toxicidad.

Vitamina A

La vitamina A, también conocida como retinol, es esencial para la visión normal, el crecimiento, la reproducción, la función inmunitaria y la salud de la piel.

Se recomienda 1,50 mg/kg para los perros en todas las etapas de su vida.

La deficiencia de vitamina A puede causar ceguera nocturna y problemas de piel. La toxicidad puede producirse con un exceso de suplementos y puede causar hemorragias y un crecimiento y formación anormales de los huesos.

Las fuentes naturales con las mayores cantidades de vitamina A para los perros incluyen:

  • Aceite de pescado.
  • Hígado.
  • Huevo.
  • Productos lácteos.

La vitamina A no es estable por sí misma y, en muchos casos, necesita una capa protectora para garantizar su absorción. Las deficiencias pueden provocar una disminución de la alimentación o anorexia, retraso en el crecimiento, pelo sin brillo y debilidad. Las toxicidades pueden causar retraso en el crecimiento, anorexia y fracturas óseas.

Vitamina D

La vitamina D, también conocida como colecalciferol (D3) y ergocalciferol (D2), es esencial para los perros, ya que no pueden producirla de forma natural en el organismo. La vitamina D ayuda al intestino en la absorción y contribuye a retener el calcio y el fósforo en los huesos.

Se recomiendan 0,01 mg/kg para los perros en todas las etapas de su vida.

Los peces marinos y los aceites de pescado son las fuentes naturales más ricas de vitamina D para los perros, pero pueden suponer un riesgo de sobredosis. Otras fuentes son el pescado de agua dulce, los huevos, la carne de vacuno, el hígado y la mayoría de los productos lácteos. Las fuentes sintéticas más comunes son los suplementos de vitamina D3 y vitamina D2.

Las deficiencias pueden causar raquitismo, agrandamiento de las articulaciones, osteoporosis y otros problemas óseos. Las toxicidades pueden incluir hipercalcemia, disminución de la alimentación o anorexia y cojera.

Vitamina E

La vitamina E, también conocida como alfa-tocoferol, funciona como antioxidante en el organismo.

Su carencia puede provocar una disminución de la alimentación o anorexia, problemas cutáneos e inmunitarios y problemas neurológicos en los perros. Es la vitamina liposoluble menos tóxica. La toxicidad es rara, pero puede interferir en los tiempos de coagulación y en la mineralización de los huesos.

Se recomiendan 33,5 mg/kg para los perros.

Sólo las plantas sintetizan la vitamina E. Los aceites vegetales, las semillas y los granos de cereales son las fuentes más ricas en vitamina E para los perros.

Vitamina K

La vitamina K, también conocida como menadiona, interviene en la coagulación de la sangre y el desarrollo de los huesos.

No existe una cantidad recomendada de vitamina K para perros, sin embargo la AAFCO recomienda 1,65 mg/kg para cachorros y adultos.

Las deficiencias de vitamina K pueden provocar tiempos de coagulación prolongados y hemorragias. Pueden producirse debido a afecciones médicas subyacentes que dificultan la absorción de la vitamina K en el intestino (como la enfermedad inflamatoria intestinal). Algunas formas de vitamina K pueden provocar anemia e ictericia.

Si tu veterinario te recomienda la administración de suplementos de vitamina K, pregúntale qué fuentes serían las mejores para tu mascota. Alimentos como la harina de alfalfa, las harinas de semillas oleaginosas, el hígado y las harinas de pescado son fuentes ricas en vitamina K para los perros.

Vitaminas hidrosolubles

Continuamos hablando de cuáles son los nutrientes necesarios para un perro. Las vitaminas hidrosolubles se absorben y utilizan fácilmente en el organismo del perro. Debido a su rápida utilización y a que no se almacenan en el organismo, las carencias son frecuentes.

Hay nueve vitaminas hidrosolubles esenciales para los perros.

Tiamina (B1)

La tiamina (B1) interviene en muchas reacciones enzimáticas del organismo y también ayuda al sistema nervioso.

Se recomienda 1mg/kg de para los perros, independientemente de su etapa de vida.

Las fuentes ricas en tiamina para los perros son los cereales integrales, la levadura y el hígado. Los tejidos animales y la carne también pueden ser buenas fuentes.

Las deficiencias son raras debido a la cantidad adecuada de tiamina presente en los alimentos comerciales para perros. Una deficiencia puede causar problemas en el corazón y el sistema nervioso, como disminución de la alimentación o anorexia, pérdida de peso, debilidad muscular, convulsiones, ataxia y agrandamiento del corazón.

Las sobredosis pueden provocar una disminución de la presión arterial y problemas cardíacos y respiratorios.

Riboflavina (B2)

La riboflavina (B2) interviene en muchos sistemas del organismo del perro.

Son recomendados 2,3 mg/kg para los perros.

Las deficiencias son poco frecuentes, pero pueden provocar un retraso en el crecimiento y pérdida de peso, así como problemas neurológicos, cutáneos, cardíacos y oculares. Las sobredosis no son comunes y tienen efectos secundarios mínimos.

Piridoxina (B6)

La piridoxina (B6) interviene en el metabolismo de los aminoácidos y en otros sistemas corporales. También contribuye a la creación de neurotransmisores.

La cantidad recomendada de 1,1 mg/kg.

La vitamina B6 se encuentra en muchas fuentes de alimentos y en cantidades más elevadas en las carnes, los productos integrales, las verduras y los frutos secos.

Las deficiencias pueden provocar una disminución de la alimentación o anorexia, pérdida de peso, retraso del crecimiento, anemia, convulsiones, debilidad y problemas renales. Las toxicidades parecen ser raras, pero pueden incluir signos de ataxia, signos de debilidad y caídas.

Niacina (B3)

La niacina (B3) interviene en muchas reacciones enzimáticas y fisiológicas del organismo del perro.

Las necesidades son de 11,5 mg/kg de peso molecular.

Los alimentos ricos en niacina para perros son la levadura, los subproductos animales/de pescado, los cereales, las legumbres y las semillas oleaginosas. La niacina se añade a la mayoría de los alimentos comerciales para mascotas.

Las deficiencias incluyen disminución de la alimentación o anorexia, diarrea, dermatitis, demencia, retraso en el crecimiento, daños en los tejidos blandos de la cavidad oral (como necrosis de la lengua), babeo y, en algunos casos, la muerte. Las toxicidades son raras pero pueden causar sangre en las heces y convulsiones.

Ácido pantoténico (B5)

El ácido pantoténico (B5) contribuye al metabolismo de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono, así como a otros sistemas corporales. Desempeña un papel crucial en la producción de energía.

Se recomienda 10 mg/kg de peso molecular para perros de todas las etapas de la vida.

Se encuentra en todos los alimentos, pero es más alto en las carnes (hígado y corazón), el salvado de arroz y de trigo, la alfalfa, la harina de cacahuete, la levadura y el pescado. El pantotenato de calcio es la forma predominante que se añade a los alimentos para mascotas.

Las carencias son muy raras, pero pueden causar pérdida de peso, debilitamiento del sistema inmunitario y problemas cardíacos. No se han observado niveles de toxicidad en los perros, pero puede causar trastornos gastrointestinales en grandes dosis.

Cobalamina (B12)

La cobalamina (B12) es la mayor y más compleja de las vitaminas del grupo B. Participa en el metabolismo de muchos sistemas del cuerpo del perro, como el folato, y es importante para la función celular.

El requisito es de 0,023 mg/kg para los perros.

Algunos microorganismos son capaces de crear cobalamina. Las plantas tienen cantidades muy pequeñas de vitamina B12. La carne y algunos productos lácteos son buenas fuentes.

Las deficiencias no son comunes, pero pueden causar anemia, mal crecimiento y problemas neurológicos. La alimentación a largo plazo de ciertas dietas basadas en vegetales puede provocar una falta de vitamina B12. No se conocen toxicidades en los perros, pero pueden causar reflejos anormales y otras afecciones neurológicas.

Ácido fólico (B9)

El ácido fólico (B9) contribuye a la síntesis del ADN y de las purinas.

Se recomienda 0,19mg/kg para los perros.

El ácido fólico se encuentra en muchos alimentos (hígado, yemas de huevo y verduras verdes), pero puede ser inestable o destruirse al calentar, congelar y almacenar en agua.

Las deficiencias pueden incluir la disminución de la alimentación y la incapacidad de mantener o ganar peso, la disminución de la función inmunitaria y los problemas sanguíneos (anemia, problemas de coagulación). Algunos medicamentos (sulfamidas) pueden interferir en la absorción. No se conocen toxicidades en los perros.

Biotina (B7 o H)

La biotina (B7 o H) interviene en muchas reacciones del organismo del perro que contribuyen al metabolismo de las grasas, el azúcar y los aminoácidos.

Actualmente no existe una cantidad recomendada para los perros.

La biotina está presente en muchos alimentos, pero en bajas cantidades. Las semillas oleaginosas, las yemas de huevo, la harina de alfalfa, el hígado y la levadura son los que más biotina contienen. Muchas veces, los alimentos comerciales para mascotas llevan un suplemento de biotina.

Las deficiencias en los perros son raras, pero pueden producirse tras la alimentación con claras de huevo crudas y ciertos antimicrobianos. Las claras de huevo crudas pueden unirse a la biotina y hacer que no esté disponible para el organismo del perro. Una disminución de la biotina puede provocar un aumento de la producción de queratina, junto con dermatitis, pérdida de pelo y un pelaje sin brillo. Puede haber signos de retraso en el crecimiento junto con problemas neurológicos. No se conocen toxicidades.

Colina

La colina se encuentra en las membranas celulares. Disminuye la absorción de grasas en el hígado, es importante en la coagulación y la inflamación, y ayuda en otras funciones corporales. Los perros pueden sintetizar la colina en el hígado. No se considera una vitamina, pero es esencial y se añade a muchas dietas comerciales.

Se recomienda 1.210 mg/kg para los perros.

Las yemas de huevo, las harinas glandulares y el pescado son las fuentes animales más ricas, mientras que los gérmenes de cereales, las legumbres y las harinas oleaginosas son las mejores fuentes vegetales.

Las deficiencias incluyen hígado graso (en perros jóvenes), aumento del tiempo de coagulación de la sangre, retraso en el crecimiento, problemas renales y disminución de la alimentación o anorexia. No se conocen toxicidades en los perros. Todas las grasas naturales contienen algo de colina. La lecitina es un agente emulsionante eficaz y es la forma de colina que se ingiere en la mayoría de los alimentos.

¿Necesitan los perros suplementos vitamínicos?

Una dieta completamente equilibrada y formulada tiene todas las vitaminas diarias que tu perro necesita. Muchas dietas comerciales para mascotas están fortificadas para satisfacer las necesidades vitamínicas de tu perro.

Las dietas deben ser completas y equilibradas con todas las vitaminas necesarias. Aunque es difícil confirmar el porcentaje de vitaminas, la suplementación de la dieta diaria de un perro no suele ser necesaria y, en muchos casos, puede suponer un riesgo de toxicidad.

Si estás alimentando a tu perro con una dieta no tradicional, consulta a un veterinario para asegurarte de que tu mascota satisface sus necesidades nutricionales diarias.

También podéis hablar de los suplementos y confirmar cualquier duda sobre el etiquetado de los alimentos para mascotas. En muchos países, los suplementos caninos y humanos no están obligados a someterse a estudios alimentarios ni a pruebas de biodisponibilidad, lo que significa que algunos productos pueden no estar disponibles para los perros.

La biodisponibilidad sólo puede confirmarse a través de ensayos clínicos y de seguridad, que muestran el porcentaje de lo que está disponible, cuáles son los ingredientes activos e inactivos y qué se puede absorber.

Si estás pensando en un suplemento, busca productos que tengan un sello de calidad para garantizar una biodisponibilidad y seguridad adecuadas. Algunas condiciones médicas pueden requerir la administración de suplementos vitamínicos. Esto sólo debe hacerse bajo la supervisión directa de tu veterinario de cabecera.

Los Minerales en los Alimentos para Perros

Hablemos de los minerales para saber cuáles son los nutrientes necesarios para un perro.

Los minerales son los principales componentes estructurales de los órganos y tejidos del cuerpo, de los fluidos y electrolitos corporales y de las contracciones musculares. Participan en los sistemas enzimáticos y hormonales.

Hay dos tipos de minerales: los macrominerales y los oligoelementos. Ambos tienen necesidades diarias para los perros, pero en cantidades diferentes.

Los minerales contribuyen a muchas funciones del cuerpo del perro y a sus estructuras de apoyo. Sin un perfil mineral completamente equilibrado, muchos sistemas biológicos dejarán de funcionar, lo que puede provocar enfermedades graves e incluso la muerte.

Existen diferentes tipos de macrominerales y oligoelementos que son necesarios para crear un alimento para perros completo y equilibrado.

Macrominerales

Los macrominerales son necesarios a partir de 100 mg/Mcal. A continuación se indican los macrominerales necesarios para los perros.

Calcio (Ca)

El calcio (Ca) hace posible que los dientes y los huesos mantengan su forma y participa activamente en el equilibrio del calcio en los huesos del perro. También es muy importante en la comunicación celular y participa en la coagulación de la sangre, la función muscular y la transmisión nerviosa.

Aproximadamente casi el 100% del calcio se almacena en los dientes y los huesos.

Una cantidad insuficiente o excesiva de calcio puede crear un desequilibrio en los niveles de fósforo y calcio. Las deficiencias de calcio pueden causar reabsorción ósea, disminución del crecimiento, disminución de la alimentación o anorexia, cojera, fractura del hueso, dientes flojos y convulsiones. La falta de calcio puede producirse en la insuficiencia renal, la pancreatitis y la eclampsia.

La suplementación puede ser necesaria, pero debe hacerse bajo la estricta supervisión de un veterinario debido a los riesgos de desequilibrio mineral. Un exceso de calcio puede provocar cojera en las extremidades e inflamación de las articulaciones. También puede causar ciertas condiciones como el hiperparatiroidismo secundario.

Fósforo (P)

El fósforo (P) es vital en muchos tejidos y funciones del cuerpo del perro. Es el segundo componente estructural de los huesos, los dientes, el ARN y el ADN. Es importante para el crecimiento celular, el uso de la energía celular y la formación de aminoácidos y proteínas.

Las recomendaciones son del 0,85% para el crecimiento y del 0,55% para el mantenimiento (adultos).

La mayor parte del fósforo procede de la dieta del perro y está disponible más fácilmente en los ingredientes de origen animal que en los de origen vegetal (ácido fítico). Los tejidos cárnicos (aves de corral, cordero, pescado, ternera) tienen un alto contenido en fósforo, seguidos de los huevos, los productos lácteos, las semillas oleaginosas, los suplementos proteicos y los cereales.

Las deficiencias pueden causar pica, disminución del crecimiento, mala capa de pelo y fracturas óseas. Un exceso puede provocar pérdida de masa ósea, cálculos urinarios, incapacidad para ganar peso y calcificación de tejidos y órganos.

Magnesio (Mg)

El magnesio (Mg) interviene en la composición estructural de los huesos, desempeña un papel en el metabolismo de los hidratos de carbono y las grasas, y forma parte de la actividad neuromuscular.

Se recomienda un 0,045% para el crecimiento y un 0,085% para el mantenimiento (perros adultos).

Los productos óseos (como la harina de huesos o de cordero), las semillas oleaginosas, las semillas de lino, la harina de soja, los cereales no refinados y las fibras son buenas fuentes de magnesio.

Las carencias pueden provocar un retraso en el crecimiento, problemas de contracción muscular y movilidad, y una disminución de la alimentación o anorexia. Los niveles altos pueden causar la formación de cálculos y parálisis. Los riñones son muy importantes en la regulación del magnesio. El uso de ciertos fármacos (ciclosporina, diuréticos, etc.) y ciertas condiciones médicas pueden causar un desequilibrio.

Potasio (K)

El potasio (K) es el más abundante dentro de las células del cuerpo del perro. Ayuda en muchas funciones del cuerpo, como el mantenimiento del equilibrio ácido-base y el equilibrio osmótico, la transmisión de los impulsos nerviosos y la contractilidad muscular. No se almacena en el cuerpo y debe complementarse en la dieta.

Se recomienda un 0,65% para los perros en todas las etapas de su vida.

La harina de soja, los cereales no refinados, las fuentes de fibra y la levadura son excelentes fuentes de potasio.

Las deficiencias pueden causar una disminución de la alimentación o anorexia, letargo y problemas para caminar. El exceso de suplementos es raro, pero puede causar problemas cardíacos y musculares.

Sodio (Na) y cloruro (Cl)

El sodio (Na) y el cloruro (Cl) son importantes para mantener la presión osmótica, el equilibrio ácido-base y lo que entra y sale de las células del cuerpo. El sodio también es relevante para la absorción del calcio y de varias vitaminas hidrosolubles.

Las deficiencias pueden causar una disminución de la alimentación o anorexia, debilidad, fatiga y pérdida de cabello. El exceso de suplementos no suele producirse a menos que no se disponga de agua de buena calidad, sin embargo puede causar estreñimiento, convulsiones y, en algunos casos, la muerte.

Oligoelementos

Para continuar hablando sobre cuáles son los nutrientes necesarios para un perro, es necesario mencionar los oligoelementos. Los oligoelementos, también conocidos como microminerales, se requieren a menos de 100mg/Mcal. A continuación se indican los oligoelementos necesarios para un perro.

Hierro (Fe)

El hierro es muy importante para el transporte de oxígeno por todo el cuerpo del perro. Las deficiencias pueden causar anemia, un pelaje áspero, letargo y retraso en el crecimiento.

Se recomienda 80,5 mg/kg para perros en todas las etapas de la vida. Los alimentos ricos en hierro son la mayoría de los ingredientes cárnicos (vísceras: hígado, bazo y pulmones) y algunas fuentes de fibra.

Una cantidad excesiva en la dieta puede provocar una disminución de la alimentación o anorexia, pérdida de peso y problemas hepáticos.

Cobre (Cu)

El cobre es importante para la formación y la acción de diferentes enzimas en el cuerpo del perro, la formación de hemoglobina (movimiento de oxígeno), la función cardíaca, la formación de huesos y mielina, el desarrollo del tejido conectivo y la función inmunitaria. El hígado es la principal localización del metabolismo del cobre.

Se recomienda un mínimo de 7,2mg/kg para los perros.

La mayoría de las carnes (sobre todo los órganos del ganado) son ricas en cobre. La disponibilidad de cobre en los alimentos puede variar, lo que dificulta su suplementación.

Las deficiencias pueden causar un crecimiento anormal, cambios en el color del pelo, problemas óseos y afecciones neurológicas. Algunas razas de perros son susceptibles de sufrir toxicidad hepática por un exceso de cobre. Una cantidad excesiva puede provocar hepatitis y un aumento de las enzimas hepáticas.

Zinc (Zn)

El zinc interviene en más de 100 funciones enzimáticas, en la síntesis de proteínas, en el metabolismo de los carbohidratos, en la curación de la piel y de las heridas y en el sistema inmunitario. El zinc no es una sustancia tóxica, pero no se recomienda una suplementación excesiva, ya que puede interactuar con otros minerales y disminuir su absorción.

Se recomienda 120,5 mg/kg para los perros. Los alimentos ricos en zinc son la mayoría de las carnes y las fuentes de fibra.

Las deficiencias incluyen la disminución de la alimentación, el retraso del crecimiento, la pérdida de pelo, el debilitamiento del sistema inmunitario y los trastornos del crecimiento. Ciertas razas árticas pueden presentar deficiencias que pueden requerir la administración de suplementos incluso con niveles adecuados de alimentación.

Manganeso (Mn)

El manganeso interviene en muchos sistemas, como el metabolismo de las grasas y los carbohidratos y el desarrollo de los huesos y los cartílagos.

Se recomienda 5,5 mg/kg para los perros.

Los alimentos ricos en manganeso son las fuentes de fibra y las harinas de pescado.

Las deficiencias pueden causar deformidades óseas y un crecimiento deficiente.

Selenio (Se)

El selenio interviene en el sistema inmunitario, protege las células del daño oxidativo y participa en el funcionamiento normal de la tiroides.

Los requisitos son de 0,115 mg/kg de peso molecular para los perros.

El pescado, los huevos y el hígado son productos alimenticios con un alto contenido de selenio.

Las deficiencias son raras, ya que la vitamina E puede actuar como sustituto del selenio en algunas funciones. Las deficiencias prolongadas pueden provocar una disminución de la alimentación y un edema del cuerpo. Las cantidades excesivas pueden provocar vómitos, espasmos musculares, caídas y debilidad, babeo excesivo, disminución de la alimentación o anorexia, problemas para respirar, aliento fétido y olor de la boca, y problemas en las uñas.

Yodo (I)

El yodo está relacionado con el buen funcionamiento de la tiroides del perro. La tiroides ayuda a regular la temperatura corporal y participa en el crecimiento y el desarrollo, la reparación y el cuidado de la piel y el pelo, y la función neuromuscular.

Se recomienda 1,55mg/kg para los perros.

El pescado, los huevos y las sales yodadas son productos alimenticios con alto contenido en yodo. Los suplementos de yodo que suelen encontrarse en los alimentos comerciales son el yodato de calcio, el yoduro de potasio y el yoduro cuproso.

Las deficiencias y las cantidades excesivas provocan los mismos problemas médicos que el bocio, como el aumento de tamaño de las glándulas tiroides, la caída del cabello, el letargo, la debilidad, la disminución de la alimentación o la anorexia y la fiebre.

Necesidades de Agua de los Perros

Para concluir con el listado de cuáles son los nutrientes necesarios para un perro debemos hablar del agua.

El agua se considera el nutriente más importante para los perros y para cualquier ser vivo, ya que cumple muchas funciones importantes, como:

  • Regulación de la temperatura corporal.
  • Descomponer los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.
  • Dar forma y estructura al cuerpo.
  • Mantener la forma del ojo.
  • Lubricar las articulaciones.
  • Proteger el sistema nervioso.

Los perros obtienen agua a través de su dieta y simplemente bebiendo agua.

En general, la necesidad media diaria de agua de un perro sano es 2,5 veces la cantidad de materia seca que come.

Otra manera de pensar en la cantidad de agua que debe consumir un perro a diario es que es igual a la cantidad de energía (contenido alimenticio) que ingiere. Esto depende de muchos factores que afectan al organismo (edad, sexo, tamaño, estrés, etc.) y del volumen de materia seca que se consume a través de la dieta.

Por término medio, un perro alimentado con una dieta húmeda beberá menos agua a lo largo del día debido al mayor contenido de humedad (aproximadamente más del 70% menos).

Los perros deben tener acceso continuo a agua limpia y fresca. También es importante controlar su ingesta diaria y notificar al veterinario cualquier aumento o disminución.

¿Puedo Crear Mi Propia Dieta Balanceada para Perros?

Ahora que sé cuáles son los nutrientes necesarios para un perro, ¿puedo hacer mi propio alimento balanceado para perros?

Las dietas no tradicionales, incluidas las comidas preparadas en casa para perros, son completamente posibles y, en el caso de algunas condiciones médicas, pueden ser necesarias. Ten en cuenta que no todos los alimentos que benefician a las personas pueden ser absorbidos, tolerados o incluso son seguros para tu perro.

Como propietario de una mascota, debes consultar a un experto en la materia para asegurarte de que se cumplen los requisitos diarios individuales de tu perro. Considera la posibilidad de consultar a un nutricionista veterinario para asegurarte de que todas las comidas están equilibradas y formuladas para el estilo de vida y las necesidades de tu perro.

Vídeo: Alimentación Correcta Para Perros | ¿Cuáles Son los Nutrientes Necesarios para un Perro?

¿Buscas realizar un curso de auxiliar de veterinaria online?.- Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un auxiliar especializado en el mundo de la veterinaria, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo de la salud animal, estudia un curso o Máster especializado online. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

Curso de Auxiliar Veterinaria Online

Ver Formaciones de Auxiliar de Veterinaria
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «¿Cuáles Son los Nutrientes Necesarios para un Perro?», te animamos a realizar un curso de auxiliar de veterinaria online o físicamente! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Perros » ¿Cuáles son los Nutrientes Necesarios para un Perro?