Descripción del proyecto

Cómo Cuidar la Salud de un Gato; Mucha gente considera que los gatos son mascotas autosuficientes e independientes. Pero quizá te sorprenda saber que el cuidado de la salud de los gatos requiere tanto esfuerzo como el de los perros.

Dado que muchos gatos sólo pueden estar en el interior de la casa y es difícil meterlos en un transportín, algunos dueños de mascotas intentan evitar las visitas al veterinario con su amigo felino en la medida de lo posible.

Esto puede suponer un mayor riesgo de enfermedades y dolencias, ya que los problemas médicos pueden no detectarse tan pronto como podrían haberse detectado.

Es importante asegurarse de que tu gato recibe los cuidados veterinarios adecuados, las vacunas, la dieta, la prevención de parásitos y la estimulación mental y física que necesita desde el momento de su adopción.

¿Te has preguntado alguna vez cómo tener un gato feliz y sano? He aquí una guía completa sobre la salud de los gatos para mantenerlos sanos durante todas las etapas de su vida.

Cómo Cuidar la Salud de un Gato

4,5 / 5
Cómo Cuidar la Salud de un Gato

¿Cuáles Son las Principales Enfermedades de los Gatos?

Aunque los gatos pueden sufrir una gran variedad de problemas de salud, algunos son más comunes que otros. He aquí algunos problemas de salud de los gatos que se diagnostican con regularidad:

  • Parásitos intestinales.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Enfermedades inflamatorias del intestino.
  • Problemas ortopédicos.
  • Cáncer.
  • Diabetes.
  • Hipertiroidismo.
  • Enfermedad renal.

Aunque muchos de estos problemas pueden afectar a un gato a cualquier edad, algunos problemas de salud de los gatos (como los parásitos intestinales en los gatitos y la enfermedad renal en los gatos mayores) se dan sobre todo en determinadas etapas de la vida.

Los gatos de interior suelen tener una vida más larga que la media en comparación con los gatos de exterior, pero no son inmunes a las enfermedades infecciosas, los parásitos y las lesiones. Todavía pueden contraer pulgas, salir accidentalmente al exterior y entrar en contacto con otros gatos, o incluso estar expuestos a la rabia por un murciélago sorpresa en la casa o un animal asilvestrado.

Cómo Cuidar la Salud de un Gato en Cada Etapa de Su Vida

No te dejes abrumar por la cantidad de información sobre la salud de los gatos que existe. Aunque comprar o adoptar un gato y comprometerse a mantenerlo sano es una gran responsabilidad, los profesionales veterinarios están preparados para educar y ayudar.

Desde llevar a tu gatito a una visita al veterinario hasta ayudar a controlar la artritis de tu gato mayor, es importante mantenerse en contacto con tu veterinario y hacer que tu gato sea examinado anualmente para asegurarse de que goza de buena salud.

En esta guía sobre la salud del gato, vamos a desglosar las necesidades de cada uno de ellos dependiendo de la etapa de su vida en la que estén.

Gatito: 0-12 Meses

Te has enamorado de un gatito y te has comprometido a cuidarlo toda la vida. Aunque tener un gatito es divertido, también puede suponer mucho trabajo.

A continuación te explicamos cómo preparar a tu gatito para el éxito en lo que respecta a los cuidados veterinarios, las necesidades dietéticas, los medicamentos contra las pulgas y las garrapatas, y cómo mantenerlo mental y físicamente sano.

Necesidades nutricionales

Tu gatito tiene necesidades nutricionales específicas, como más calorías y proteínas para alimentar esos brotes de crecimiento. Estas necesidades pueden satisfacerse con dietas específicas para gatitos.

La cantidad de opciones de dietas que existen puede ser abrumadora, así que habla con su veterinario sobre sus recomendaciones.

La mayoría de los gatos hacen la transición a una dieta para adultos alrededor del año de edad, pero debes hablar con tu veterinario sobre las necesidades específicas de tu gato. Lo más importante que hay que recordar al hacer la transición de su gatito a la etapa adulta es que necesitan menos calorías y menos proteínas que cuando eran gatitos en crecimiento.

La transición de la alimentación debe hacerse siempre de forma gradual a lo largo de 8-11 días, ya que los cambios bruscos de dieta pueden provocar malestar estomacal y diarrea.

Suplementos

Algo con lo que todo gato lucha al menos una vez es la temida bola de pelo. Cepillar a tu gatito con regularidad puede ayudar a reducir la cantidad de pelo que ingiere. También puedes utilizar un producto como la pasta de malta para facilitar la expulsión de la bola de pelo de tu gatito.

Si notas que tu gato vomita bolas de pelo más de una o dos veces al mes, debe ser visto por tu veterinario para descartar cualquier enfermedad subyacente.

Necesidades médicas

Los gatitos son criaturas diminutas que requieren muchos cuidados, especialmente en sus primeros meses de vida. Esto es lo que debes saber sobre las necesidades médicas de tu gatito.

Cuidados veterinarios

Lo ideal es que tu gatito sea visitado por su nuevo veterinario a los pocos días de ser adquirido, pero como mínimo debería ser visitado a las dos semanas.

Su primera visita al veterinario puede ser larga, ya que hay mucha información que repasar. Tu veterinario le hará un examen físico completo que incluye:

  • Examinar los ojos y la nariz de tu gatito para detectar cualquier anomalía o secreción.
  • Comprobación de la boca en busca de cualquier signo de paladar hendido o de dientes de gatito no erupcionados.
  • Evaluar el comportamiento y la forma de andar de tu gatito para detectar cualquier anomalía neurológica.
  • Escuchar el corazón y los pulmones del gatito para asegurarse de que no hay indicios de soplo cardíaco o arritmia.
  • Buscar una hernia umbilical o inguinal.
  • Tomar una muestra de heces para comprobar si hay parásitos intestinales (puede recomendar la desparasitación).

Los gatitos también deben someterse a pruebas contra el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF) y el virus de la leucemia felina (VLF). Ambos son virus que pueden transmitirse de una gata madre a sus gatitos, así como de un gato a otro por contacto.

Tu veterinario puede realizar un análisis de sangre para asegurarse de que tu gatito no está afectado por ninguno de estos virus.

Dependiendo de la edad de tu gatito cuando se vacunó por primera vez, es probable que tenga que ir al veterinario cada tres o cuatro semanas hasta los 4 meses de edad o más. En ese momento, la mayoría de los gatitos habrán terminado su serie de vacunas.

Vacunas

La vacunación es un aspecto muy importante de cómo cuidar la salud de un gato. Hay muchas enfermedades graves, pero prevenibles, contra las que tu veterinario te recomendará que se vacune.

Aunque muchos criadores y centros de acogida administran la primera ronda de vacunas, deberás llevar a tu gatito al veterinario para continuar con la serie de vacunas.

Vacuna contra el moquillo felino / FVRCP

Se recomienda que todos los gatitos reciban la «vacuna del moquillo felino», también conocida como FVRCP. Se trata de una vacuna combinada que estimula el sistema inmunitario contra la rinotraqueitis, el calicivirus y la panleucopenia. Los gatos deben ser vacunados contra la FVRCP de por vida.

Vacuna contra el virus de la leucemia felina (FeLV)

También se recomienda que todos los gatitos reciban la vacuna contra el virus de la leucemia felina (FeLV). Ambas vacunas (FVRCP y FeLV) deberán reforzarse de acuerdo con las recomendaciones de tu veterinario. Es posible que los gatos de interior no necesiten ser vacunados contra el FeLV cuando sean adultos, dependiendo de su estilo de vida.

Rabia

La vacuna contra la rabia es legalmente obligatoria en muchas zonas, y los gatitos son vacunados una vez contra la rabia a los 3 o 4 meses de edad. Aunque tu gato sólo esté en el interior de su casa, nunca podrás garantizar del todo que tu mascota no entre en contacto con otro animal que pueda estar transmitiendo la rabia.

La rabia es una enfermedad mortal que también puede transmitirse a los humanos. Por este motivo, se recomienda que incluso los gatos que sólo viven en interiores estén siempre al día con sus vacunas antirrábicas.

Cuidado dental

No hay una respuesta exacta sobre cuándo debe hacerse la primera limpieza dental a tu gato. El veterinario revisará sus dientes en sus citas anuales de bienestar. Recomendará una limpieza dental si observa gingivitis (inflamación de las encías), acumulación de sarro o cualquier signo de dientes infectados, rotos o reabsorbidos.

Tu gatito no debería necesitar un tratamiento dental a menos que tenga dientes retenidos que deban ser extraídos, o alguna otra anormalidad anatómica que afecte a sus dientes. La mejor manera de mantener los dientes de tu gato sanos y prolongar el tiempo entre los procedimientos dentales es cepillar sus dientes con una pasta segura para gatos.

Esterilización

Si tu gatito no está ya esterilizado cuando se une a tu familia, se recomienda que la cirugía se realice alrededor de los 5 meses de edad.

Las gatas pueden quedarse embarazadas a partir de los 4 o 5 meses de edad, por lo que es muy importante esterilizarlas antes de ese momento, especialmente si tienen acceso a gatos machos, para ayudar a prevenir la superpoblación.

Otros riesgos de retrasar la esterilización son los tumores mamarios, la infección uterina y los quistes ováricos en las gatas, y el marcaje territorial y los tumores testiculares en los gatos macho.

Prevención de pulgas y garrapatas

Tu veterinario te hablará de la prevención de pulgas y garrapatas en la primera visita. La mayoría de los preventivos contra pulgas y garrapatas están indicados para su uso a los dos meses de edad, pero algunos pueden utilizarse en gatitos más jóvenes.

Empieza a darle la medicación preventiva lo antes posible, ya que incluso los gatos de interior pueden contraer pulgas, y los gatitos y los gatos mayores son especialmente propensos a sufrir una anemia grave por picadura de pulga (pérdida de sangre que pone en peligro su vida debido a que muchas pulgas se alimentan de ellos).

Todos los gatos, independientemente de que salgan o no al exterior, deben estar prevenidos contra las pulgas durante todo el año. Asegúrate de que la dosis de prevención antipulgas que recibe tu gatito sigue siendo la correcta a medida que crece y gana peso.

Estimulación mental y física

Los gatitos son muy divertidos, pero también pueden causar muchos problemas si no se les da una salida adecuada a su energía y curiosidad. Se recomienda el uso de juguetes aptos para gatos que imiten a especies de presa, como pájaros o ratones, y de juguetes con hierba gatera.

No le des a tu gatito juguetes de cuerda como hilo o cintas, ya que se los traga fácilmente y pueden provocar una obstrucción intestinal. A muchos gatitos les encantan los punteros láser y hay muchos rompecabezas de comida seca y juegos de búsqueda de comida que pueden proporcionar estimulación física y mental.

Los gatitos suelen ser felices incluso con cajas de cartón o papel arrugado, así que no tienes que gastar una fortuna para divertirte con tu nuevo amigo.

Arañar es un comportamiento normal de los gatos que debes esperar. Anima a tu gatito a arañar en rascadores de cartón o postes de rascado desde una edad temprana para que no desarrolle el hábito de arañar los muebles.

Los gatitos y los gatos pueden ser particulares en cuanto al tipo de superficie en la que arañan, así que prueba con diferentes tipos como madera, sisal, alfombra y cartón. Algunos gatos arañarán en cualquier inclinación, mientras que otros querrán una superficie de rascado plana o en ángulo. Puede que tengas que experimentar para encontrar lo que funciona mejor para tu gatito.

Cómo Cuidar la Salud de un Gato - Gatitos

Gato Adulto: 12 Meses – 8 Años

La siguiente etapa de cómo cuidar la salud de un gato es la adulta.

Mucha gente piensa que una vez que su gato ha terminado con la serie de vacunas para gatitos, no necesita volver a la consulta del veterinario a menos que esté enfermo o herido.

Nada más lejos de la realidad. Los gatos envejecen mucho más rápido que los humanos, por lo que requieren exámenes frecuentes y cuidados preventivos para mantenerse sanos. He aquí algunos consejos para mantener la buena salud de los gatos adultos.

Necesidades nutricionales

La mitad o más de los gatos adultos tienen sobrepeso, si no son obesos, y necesitan perder peso.

Consumen demasiadas calorías porque la gente alimenta a sus gatos con demasiada comida o demasiadas golosinas. La mayoría de los gatos de interior no tienen que trabajar mucho para vivir, por lo que no necesitan toneladas de calorías.

Tu gato adulto necesita menos calorías y proteínas que cuando era un gatito, por lo que deberías pasar a un alimento para gatos adultos alrededor del año de edad.

Los gatos son carnívoros estrictos, pero pueden tolerar algunos granos y material vegetal (piensa en las plantas y los granos que sus presas, como los pájaros y los ratones, tendrían en sus estómagos al ser ingeridos por los gatos).

En el pasado, las dietas deficientes en taurina han dado lugar a problemas cardíacos graves y potencialmente mortales, pero las dietas comerciales de calidad se han formulado específicamente para garantizar que se cubran estas necesidades nutricionales básicas.

Declaración de la AAFCO sobre las etiquetas de los alimentos para gatos

Busca un alimento que tenga el equilibrio nutricional necesario para la salud de tu gato. Si tienes más preguntas sobre la dieta de tu gato, consulta a tu veterinario.

Suplementos

Cada gato tiene unas necesidades diferentes, y aunque la dieta de tu gato debe ser nutricionalmente completa, algunos gatos pueden necesitar una ayuda extra para cosas como las bolas de pelo o la ansiedad.

Cepillar a tu gato con regularidad y mantenerlo en un peso saludable para que pueda asearse por sí mismo es tu mejor opción para mantener las bolas de pelo bajo control. A veces, incluso el más ordenado de los gatos necesita un poco de ayuda con las bolas de pelo, y en estos casos, los productos lubricantes pueden ser muy útiles.

Si tienes un gato con tendencia a la ansiedad, productos como las feromonas calmantes y los masticables calmantes pueden ser útiles para los desencadenantes repentinos de la ansiedad, como los fuegos artificiales, los invitados a casa o los viajes por carretera. Si la ansiedad de tu gato es lo suficientemente grave como para provocar problemas médicos o de comportamiento, debes consultar con tu veterinario para que te ayude.

Necesidades médicas

Para saber cómo cuidar la salud de un gato es importante asegurarse de que se somete a exámenes veterinarios anuales durante toda su vida. También deberás mantener al día la medicación contra pulgas y garrapatas y la salud dental de tu gato. He aquí una guía para las necesidades médicas de tu gato adulto.

Cuidados veterinarios

Se recomienda que todos los gatos adultos se sometan a un examen de bienestar al menos una vez al año. Algunos gatos con problemas de salud o de comportamiento pueden requerir exámenes más frecuentes.

Las muestras de heces deben comprobarse para detectar parásitos intestinales cada año, dependiendo de los factores de riesgo. Se recomienda realizar análisis de sangre anuales a los gatos senior, pero los análisis de sangre rutinarios también son beneficiosos en los gatos adultos.

Esto puede ayudar a detectar antes enfermedades manejables. También ayuda a establecer una línea de base saludable para tu gato, de modo que si viene enfermo, su análisis de sangre puede compararse con los valores de cuando estaba sano.

Tu veterinario buscará algunos de los problemas de salud más comunes en los gatos adultos, como enfermedades dentales, obesidad, problemas digestivos y problemas con la piel o el pelaje (entre otros). También es importante que tu gato se someta a un seguimiento regular para detectar soplos cardíacos, salud ocular y auditiva, salud digestiva y parásitos internos y externos.

Habla con tu veterinario sobre las recomendaciones para tu gato, ya que algunos se benefician de la realización de pruebas de laboratorio con más frecuencia que otros. Los gatos con problemas de salud y los que toman ciertos medicamentos pueden necesitar análisis de sangre con más frecuencia.

Si la idea de meter a tu gato en un transportín te ha impedido llevarlo a la consulta, ¡hay esperanza! Pregunta a tu veterinario por una medicación que puedas dar a tu gato antes de la visita para ayudarle a estar tranquilo. También existen productos de feromonas calmantes y masticables que puedes utilizar en casa y en el coche de camino al veterinario.

Vacunas

Todos los gatos, independientemente de que salgan o no al exterior, deben ser vacunados contra la rinotraqueítis, el calicivirus y la panleucopenia, también conocida como vacuna FVRCP o vacuna del moquillo felino.

Todos los gatos deben ser vacunados también contra la rabia. Aunque puedas asegurar que tu gato permanezca en el interior, no siempre puedes garantizar que animales como los murciélagos permanezcan en el exterior. Los gatos adultos deben ser vacunados contra el virus de la leucemia felina (FeLV) en función del riesgo. Los gatos que salen al exterior y se relacionan con otros gatos desconocidos son los que corren mayor peligro.

Salud dental

En cada examen anual de bienestar, el veterinario de tu gato examinará su boca y buscará signos de sarro, gingivitis o reabsorción dental, que es una condición dolorosa en la que un diente se rompe y es reabsorbido por el cuerpo.

La genética de tu gato influye en su susceptibilidad a las enfermedades dentales, pero es probable que la mayoría de los gatos necesiten un procedimiento dental profiláctico alrededor de los 4 años de edad. Se estima que sólo una décima parte de los gatos pasan toda su vida sin problemas dentales.

Como los gatos no pueden decirnos si les duelen los dientes, y como tienen que comer para vivir, muchos dueños de mascotas no se dan cuenta de hasta qué punto la enfermedad dental puede estar afectando a la calidad de vida de su compañero.

Muchos gatos necesitan revisiones dentales anuales a partir de cierta edad, mientras que algunos pueden necesitarlas cada seis meses y otros cada dos o tres años. No existe un plan único para todos. El veterinario de tu gato puede aconsejarte sobre el mejor curso de acción para tu gato.

Aunque las dietas y golosinas dentales no deberían sustituir a los cuidados dentales regulares del veterinario, pueden ayudar a disminuir la cantidad de sarro y gingivitis en la boca de tu gato. Cepilla los dientes de tu gato con una pasta dentífrica apta y puedes darle alguna golosina ocasional, siempre que no añada demasiadas calorías a la ingesta diaria del gato.

Esterilización

Los gatos pueden reproducirse a un ritmo realmente alarmante, por lo que se recomienda esterilizarlos a los 5 meses de edad. Si no han sido esterilizados para cuando entren en la edad adulta, podrías acabar con bastantes problemas en tus manos.

El problema más evidente al que podrías enfrentarse si tu gata no está esterilizada es un embarazo no deseado. Aunque los gatitos son adorables, más gatos significan más bocas que alimentar, más facturas veterinarias y el riesgo de una costosa cesárea o tratamiento médico si algo va mal.

Otra consideración para las gatas es el riesgo de quistes ováricos, infección uterina (piometra) y tumores mamarios. La esterilización es la mejor manera de minimizar el riesgo de estas afecciones. Además, compartir la casa con una gata entera (no esterilizada) en celo no es divertido para nadie.

Los gatos macho que no han sido esterilizados también contribuyen en gran medida al problema de la superpoblación. Un gato macho entero es mucho más propenso a rociar y marcar con orina la casa, y su orina tiene un olor mucho más fuerte y penetrante que la de un gato esterilizado. La esterilización es también la mejor manera de eliminar el riesgo de cáncer testicular en su gato macho.

Continuación de la medicación contra pulgas y garrapatas

Una de las cosas más importantes de cómo cuidar la salud de un gato, son los parásitos. La prevención de las pulgas debe continuar durante todo el año para los gatos adultos. Mientras que su gato de interior puede temblar al ver el aire libre, las pulgas no dudan en subirse a tu ropa o a tu perro, saltar a través de las mallas de las ventanas o entrar por la puerta principal.

La prevención del gusano del corazón también es importante, ya que éste se transmite a través de los mosquitos, que pueden entrar fácilmente en tu casa y permanecer el tiempo suficiente para picar a tu gato.

Los gatos de los pisos son especialmente propensos a las pulgas, ya que no se sabe si los perros de los vecinos están prevenidos contra las pulgas, y éstas pueden saltar fácilmente de un perro y pasar por debajo de la puerta. Los gatos que salen al exterior o que viven en zonas muy infestadas de garrapatas también se benefician de la prevención contra las mismas.

Habla con tu veterinario sobre qué producto puede ser el más adecuado para tu gato.

Estimulación mental y física

Jugar con tu gato de forma regular es muy divertido, importante para crear vínculos y bueno para su salud.

La estimulación física y mental es muy importante para el bienestar de tu gato y también puede ayudar a evitar que se meta en problemas en la casa. Proporcionar sitios de rascado adecuados es una forma importante de satisfacer su necesidad natural de rascar.

A algunos gatos les gusta estar encaramados en lo alto, y a otros les gusta vivir en el suelo, con «cuevas», rincones y grietas donde esconderse y dormir la siesta. Prueba a ofrecer a tu gato una combinación de perchas, torres y cuevas para gatos para determinar cuáles son sus preferencias.

Una forma estupenda de alimentar a tu gato al tiempo que le proporcionas ejercicio y estimulación mental es a través de los juegos de búsqueda de comida. Esconde algo de comida en juguetes, o simplemente suelto por la casa, y deja que tu gato aproveche su instinto de caza olfateando la comida.

También hay muchos juguetes interactivos y divertidos para gatos en el mercado, ¡pero algunos gatos son igual de felices con la caja de cartón en la que vino el juguete! Los gatos adultos disfrutarán con los mismos tipos de juguetes que cuando eran gatitos. No se recomienda jugar con cuerdas como hilos y cintas, ya que muchos gatos pueden intentar tragárselas, lo que podría provocar una obstrucción intestinal potencialmente mortal.

Cómo Cuidar la Salud de un Gato - Adultos

Gato Senior: 8-15 Años

La siguiente etapa en cómo cuidar la salud de un gato es la de senior o adulto mayor.

Aunque cada gato es diferente, los gatos se clasifican como «senior» alrededor de los 8 años de edad. Convertirse en un gato senior puede conllevar cambios que requieren una atención veterinaria más regular. Cuando tu gato alcance los 7-9 años de edad, empieza a hablar con tu veterinario sobre sus recomendaciones para un futuro seguimiento.

La mayoría de los gatos tienen artritis no diagnosticada cuando son mayores. La artritis hace que sea más difícil saltar, entrar en arenero, asearse y jugar, así que estate atento a los cambios en estos comportamientos. Considera la posibilidad de cambiar a un arenero que tenga un lado bajo para facilitar la entrada y de cepillar a tu gato a diario para ayudarle con cualquier disminución del aseo.

Muchos gatos mayores también empiezan a tener una disminución de la visión y el oído. Si bien es cierto que los gatos pueden ver bien en la oscuridad, los cambios naturales del envejecimiento pueden dificultar la visión nocturna de su amigo felino, así que deja una luz encendida o coloca algunas lámparas nocturnas en las habitaciones en las que pasa más tiempo.

Necesidades nutricionales

La obesidad sigue siendo una grave preocupación para muchos gatos mayores, y debe tratarse rápidamente porque puede empeorar o contribuir a problemas de salud como la artrosis y la diabetes.

Otros gatos adelgazan mucho y pierden masa muscular a medida que envejecen, especialmente los gatos con enfermedades como la diabetes no tratada, el hipertiroidismo, la enfermedad renal crónica o la neoplasia (cáncer).

Se recomienda que los gatos senior sigan una dieta de comida enlatada o mayoritariamente enlatada, ya que tiene un mayor contenido de agua y es más hidratante que las croquetas secas. También tiene menos calorías en comparación con el mismo volumen de comida seca debido a su mayor contenido de humedad.

Aunque esto es beneficioso para los gatos con sobrepeso, es posible que tengas que compensar esta situación con una mayor cantidad de comida si tu gato tiene un peso inferior al normal. Habla con tu veterinario si notas algún cambio en el peso de tu gato a medida que envejece.

Suplementos

La dieta de un gato senior debe ser nutricionalmente equilibrada, por lo que no debería necesitar muchos suplementos vitamínicos o minerales. Sin embargo, puede necesitar una ayuda adicional para las bolas de pelo, la salud dental, la salud digestiva y la salud de las articulaciones, así como suplementos de ácidos grasos omega-3 para una piel y un pelaje sanos.

Necesidades médicas

A medida que tu gato envejece, necesitará una atención veterinaria más regular para vigilar las enfermedades y afecciones que se desarrollan rápidamente en los gatos mayores. Conocer cómo cuidar la salud de un gato en esta etapa de su vida es fundamental.

Cuidados veterinarios

Lo ideal es que los gatos senior acudan a un examen de bienestar cada seis meses. Tu veterinario te pedirá un historial completo sobre la vida en casa de tu gato, su dieta, su comportamiento, etc., y le hará un examen físico completo y cualquier diagnóstico recomendado.

A medida que envejecen, los gatos son más propensos a desarrollar afecciones rápidamente, y las visitas veterinarias regulares pueden ayudar a identificarlas a tiempo. Los gatos mayores deben someterse a un análisis de sangre (que incluya un nivel de tiroides y pruebas para detectar retrovirus como el virus de la leucemia felina y el virus de la inmunodeficiencia felina), un análisis de orina y un control fecal cada seis o doce meses. Los gatos con problemas de salud pueden requerir que estos diagnósticos se realicen con mayor frecuencia.

Algunas dolencias comunes en los gatos senior son:

  • Enfermedad renal crónica.
  • Hipertiroidismo.
  • Hipertensión.
  • Enfermedad inflamatoria del intestino.
  • Enfermedad dental.
  • Cáncer.
  • Obesidad.
  • Artritis.

Unas revisiones sanitarias constantes pueden ayudar a detectar estas enfermedades a tiempo para mantener la calidad de vida de tu gato. Asegúrate de hablar con tu veterinario sobre los analgésicos para la artritis. Aunque no hay tantas opciones en el mercado para los gatos como para los perros, un analgésico eficaz podría suponer una gran diferencia en la calidad de vida de su gato.

Vacunas

Los gatos senior sanos y los gatos con enfermedades crónicas, pero estables, pueden ser vacunados con la misma frecuencia que los gatos adultos más jóvenes. Aunque algunas personas pueden pensar que su gato senior debería recibir menos vacunas, no es así, ya que suelen ser más propensos a las enfermedades infecciosas.

Habla con tu veterinario sobre las recomendaciones de vacunación de tu gato, pero espera que todos los gatos sean vacunados contra el FVRCP (la vacuna contra el moquillo felino) y la rabia. Los gatos que salen a la calle o que se consideran de mayor riesgo también pueden necesitar ser vacunados contra el virus de la leucemia felina (FeLV).

Salud dental

La mayoría de los gatos senior sanos se benefician de las limpiezas dentales anuales. Algunos gatos con enfermedades dentales más graves pueden necesitarlas cada seis meses. Todos los gatos deberían someterse a un análisis de sangre básico antes de someterse a cualquier evento anestésico, independientemente de la edad, no obstante los gatos senior pueden requerir diagnósticos adicionales como un chequeo de la tiroides y de la orina para asegurarse de que son buenos candidatos para la anestesia.

Continuación de la medicación contra pulgas y garrapatas

Los gatos deberían recibir una prevención eficaz contra las pulgas durante todo el año, independientemente de su edad. Los gatos mayores son especialmente susceptibles a la anemia por picadura de pulga, una enfermedad prevenible, pero grave, en la que las pulgas consumen tanta sangre que tu gato puede necesitar una transfusión de sangre. Habla con tu veterinario sobre la mejor opción de productos contra parásitos para las necesidades de tu gato.

Estimulación mental y física

Muchos gatos mayores se vuelven menos activos a medida que envejecen, sin embargo, esto no significa que no necesiten también estimulación física y mental. Sigue jugando con tu gato, ofreciéndole postes de rascado adecuados y dándole sitios de fácil acceso donde pueda observar a los pájaros en el exterior sin tener que saltar a una alta torre para gatos.

Esto mantendrá su mente ocupada y le ayudará a quemar calorías. El movimiento también ayuda a mantener las articulaciones lubricadas y ayuda a fortalecer los músculos, lo cual es muy importante cuando los gatos empiezan a tener más problemas de movilidad.

Ofrecer escaleras para mascotas o una rampa como forma de subir a sus muebles o sitios favoritos también es muy útil para los gatos que sufren de artritis.

Gato Anciano: 15 Años en Adelante

La siguiente etapa de cómo cuidar la salud de un gato es la ancianidad.

A medida que tu gato pasa de ser un gato senior a un gato anciano, su riesgo de enfermedad aumenta. Es importante tener en cuenta cualquier condición que pueda estar causando a tu gato dolor, náuseas o malestar.

Ahora es un buen momento para empezar un diario para tu gato, donde puedes anotar brevemente su apetito, su comportamiento y otras cosas como vómitos, cojera o accidentes en la casa. Esto puede ayudar en la difícil tarea de evaluar la calidad de vida de tu gato.

Problemas de salud específicos de los gatos ancianos

Los problemas de salud que se observan en los gatos ancianos son los mismos que se observan en los gatos senior, sólo que con mayor frecuencia.

Enfermedades dentales

Prácticamente, todos los gatos ancianos tienen enfermedades dentales, a no ser que hayan tenido un cuidado dental preventivo rutinario durante toda su vida. Los procedimientos dentales se recomiendan a menudo independientemente de la edad, siempre que el gato esté estable.

Pérdida de peso debida a la enfermedad

Más que por la obesidad, la mayoría de los gatos ancianos sufren de bajo peso debido a varios problemas de salud como el hipertiroidismo, la enfermedad renal crónica, la diabetes, la enfermedad inflamatoria intestinal o la neoplasia.

Artritis

Puedes notar que a tu gato anciano le cuesta más moverse debido a la artritis, y no es raro que un gato de esa edad duerma hasta 20 horas al día.

Debido al empeoramiento de la artritis, muchos gatos ancianos tendrán problemas para entrar y salir de las arenas, o pueden asociar el arenero con el dolor de ponerse en cuclillas para orinar o defecar, por lo que tienen accidentes fuera de la caja.

Ten paciencia con tu gato y prueba diferentes opciones, como una caja de arena con una entrada baja, o alfombras de entrenamiento para orinar que puedas recoger y tirar fácilmente.

Habla con tu veterinario sobre los analgésicos para la artritis. Aunque no hay tantas opciones en el mercado para los gatos como para los perros, un analgésico eficaz podría suponer una gran diferencia en la calidad de vida de tu gato.

Pérdida de audición y visión

A medida que tu gato envejece, su audición y visión pueden seguir disminuyendo, y especialmente tienen dificultades para ver con poca luz. Deja una luz encendida para ellos o coloca lámparas nocturnas en la casa para ayudarles a ver por la noche.

Confusión

La disfunción cognitiva asociada al envejecimiento también puede contribuir a que tu gato tenga accidentes. Al igual que los humanos con demencia, tu gato anciano puede confundirse más fácilmente para encontrar el arenero.

Proporcionar más cajas de arena en varios lugares de la casa puede ayudar a disminuir el número de accidentes.

Problemas con el aseo

Tu gato anciano también necesitará mucha más ayuda con el aseo. El cepillado diario le ayudará a evitar las dolorosas esteras, y es una gran experiencia de unión para ti y tu gato. También puede necesitar ayuda para limpiarse después de ir al baño si tiene problemas para asearse debido a la artritis.

Las toallitas son estupendas para una limpieza rápida, pero tu gato puede necesitar un baño ocasional si no puede hacerlo por sí mismo. Es mejor utilizar productos sin perfume e hipoalergénicos por si tu gato tiene alguna sensibilidad.

Tu gato anciano también necesitará probablemente un corte de uñas más frecuente, ya que no pueden rascarse tanto para mantener sus uñas sanas, y estas tienden a volverse gruesas y quebradizas. Revisa las patas de tu gato para asegurarte de que no le han crecido las uñas dentro de las almohadillas, y ponte en contacto con tu veterinario si observas que esto ha sucedido.

Necesidades nutricionales

Es muy importante a la hora de cómo cuidar la salud de un gato, centrarse en la alimentación. Los gatos ancianos a menudo tienen un peso inferior al normal debido a condiciones médicas subyacentes. La mejor manera de prevenir o revertir esta situación es identificar y tratar la enfermedad subyacente que está causando la pérdida de músculo y grasa.

Tu gato anciano también puede beneficiarse de una alimentación más pequeña y frecuente en lugar de una o dos comidas grandes al día. Es muy crucial asegurarse de que tu gato pueda acceder fácilmente a su comida. Mientras que a los 7 años puede haber saltado a una torre para gatos para alcanzar su cuenco de comida, eso podría ser muy difícil o imposible para un gato de 14 años.

Habla con tu veterinario sobre las necesidades nutricionales de tu gato, ya que muchos gatos ancianos con afecciones como la enfermedad renal, la diabetes o la enfermedad inflamatoria intestinal necesitan dietas de prescripción muy específicas.

Para los gatos que no necesitan dietas con receta, busca una etiquetada para gatos senior o ancianos. Se prefieren los alimentos enlatados por su alto contenido en agua, pero asegúrate de que tu gato recibe suficientes calorías consultando con tu veterinario sobre las necesidades calóricas diarias recomendadas.

Suplementos

Consulta a tu veterinario antes de dar cualquier suplemento, especialmente si tu gato está tomando medicamentos o una dieta recetada.

Debido a la deshidratación crónica, muchos gatos ancianos tienen problemas de estreñimiento. El uso de un producto lubricante podría ayudar a prevenir las bolas de pelo y ayudarles a evacuar más fácilmente.

Los suplementos para las articulaciones pueden ser muy importantes para ayudar a frenar la naturaleza degenerativa de la artrosis. Habla con tu veterinario sobre el uso de un suplemento junto con un medicamento para el dolor para ayudar a mantener las articulaciones de tu gato lo más cómodas posibles.

Cuidados veterinarios

La mayoría de los gatos ancianos deberían visitar a su veterinario cada seis meses como mínimo, no obstante aquellos con condiciones de salud crónicas, pero estables, pueden necesitar cuidados veterinarios con más frecuencia.

Si tu gato tiene diabetes, una enfermedad cardíaca, hipertiroidismo o una enfermedad renal que está siendo tratada médicamente, espera cosas como controles de la presión sanguínea, análisis de sangre y posiblemente exámenes físicos cada uno o tres meses.

Vacunas

Los gatos ancianos sanos y los gatos con enfermedades crónicas, pero estables, deberían ser vacunados con la misma frecuencia que los gatos adultos más jóvenes. Aunque algunas personas pueden pensar que su gato anciano no debe ser vacunado, no es así, ya que el sistema inmunitario de los gatos mayores no es tan capaz de combatir las enfermedades por sí mismo.

Habla con tu veterinario sobre las recomendaciones de vacunación de tu gato en concreto, no obstante es de esperar que todos los gatos sean vacunados contra el FVRCP (la vacuna contra el moquillo felino) y la rabia. Los gatos que salen a la calle o que se consideran de mayor riesgo también pueden necesitar ser vacunados contra el virus de la leucemia felina (FeLV).

Salud dental

Las enfermedades dentales son muy comunes en los gatos ancianos y pueden contribuir a la falta de apetito si tienen dolor oral. Mantener la salud dental de tu gato desde una edad temprana puede ser muy beneficioso para evitar o prolongar el tiempo entre limpiezas dentales una vez que sea anciano.

Las limpiezas dentales son extremadamente importantes para la salud y la calidad de vida de tu gato, y ser anciano no significa que tu gato no deba recibir el cuidado dental que necesita.

Los pros y los contras de realizar un procedimiento dental en un gato anciano que puede tener condiciones de salud subyacentes deben ser sopesados en gran medida. Habla con tu veterinario para determinar el curso de acción correcto para tu gato.

Las golosinas dentales pueden ser útiles si los gatos han tenido un cuidado dental rutinario, pero deben evitarse si tu gato tiene una enfermedad dental grave con dientes flojos, ya que en este caso serían dolorosas de masticar.

Recuerda que, con buenos cuidados, los gatos pueden vivir hasta el final de la adolescencia e incluso hasta los veinte años, y un buen cuidado dental contribuye a esta longevidad.

Continuación de la medicación contra pulgas y garrapatas

La prevención de pulgas y garrapatas es muy importante durante todo el año, a lo largo de la vida del gato. Los gatos ancianos son especialmente propensos a la anemia por picadura de pulga, una condición en la que las pulgas consumen tanto el suministro de sangre del gato que pueden necesitar una transfusión de sangre.

Además, no pueden rascarse ni acicalarse con tanta facilidad, por lo que los gatos ancianos pueden sentirse muy mal incluso con una infestación leve de pulgas. Habla con tu veterinario sobre el producto más adecuado para las necesidades individuales de tu gato.

Estimulación mental y física

Es probable que un gato anciano duerma hasta 20 horas del día, pero eso no significa que no necesite algo de estimulación mental y física cuando esté despierto.

Aunque el juego puede ser un poco más difícil si a tu gato le cuesta saltar o subir escaleras, hay formas de jugar en el suelo con punteros láser o juguetes interactivos.

Proporciona una zona accesible en la que tu gato pueda observar lo que ocurre en el exterior para estimularse mentalmente. Considera la posibilidad de añadir un comedero para pájaros o dos fuera de la ventana favorita de tu gato, y disfruta viendo cómo salen a relucir esos instintos naturales de cazador.

Consideraciones Sobre el Final y la Calidad de Vida de un Gato

Lo más difícil de amar y cuidar a un gato es saber cuándo es el momento de decir adiós. Esta es una decisión muy personal y algo que debes hablar con tu veterinario en función de la salud y la felicidad de tu gato.

Llevar un breve diario sobre cómo está tu gato ese día puede ser útil para ver las tendencias generales. Documenta si tu gato comió bien, si vomitó, si se sentó en tu regazo o se mantuvo aislado y escondido, etc. También hay varias escalas de calidad de vida que puedes consultar para ayudarte a tomar esta difícil decisión.

Recuerda que la eutanasia es pacífica, humana y sin dolor. Aunque esto no hace que sea más fácil decir adiós, es importante tener en cuenta que estás siendo un compañero cariñoso y compasivo al poner la calidad de vida y las necesidades de tu gato por encima de las tuyas.

Vídeo: Cuidados de Gatos Mayores: Cambios Físicos, de Comportamiento y Entorno que Debes Conocer y Adaptar | Cómo Cuidar la Salud de un Gato

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un auxiliar especializado en el mundo de la veterinaria, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo de la salud animal, estudia un curso o Máster especializado online. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

Curso de Auxiliar Veterinaria Online

Ver Formaciones de Auxiliar de Veterinaria
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Cómo Cuidar la Salud de un Gato», te animamos a realizar un curso de auxiliar de veterinaria online o físicamente! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Gatos » Cómo Cuidar la Salud de un Gato | Curso Auxiliar Veterinaria Online